Todas las nuevas experiencias son excitantes para los niños y dependiendo de lo que han escuchado o experimentado, sus expectativas serán positivas o negativas. Es por esta razón por lo que es tan importante cuidar la información que les damos a nuestros niños.

Si los familiares del niño han contado «historias terroríficas» acerca de los dentistas o se han utilizado frases amenazadoras como: «si comes muchas chuches tendrás que ir al dentista»…, el niño se preparará para una mala experiencia.

En general, hay que hablar de las revisiones médicas con naturalidad y positivismo; tan malos son los comentarios negativos como insisitir mucho en frases como «no te va a doler», «no te preocupes, será rápido» o «si te portas bien después te compraré un helado», etc.

odontopediatría en santomeraUn recurso que nunca falla para preparar a los niños para alguna experiencia nueva y complicada es el juego. Actualmente existen en el mercado infinidad de recursos que nos pueden ayudar: cuentos, juguetes, juegos digitales, etc. Dependiendo de la edad de los menores se pueden organizar diferentes actividades, por ejemplo, «jugar a los dentistas» alternando los roles de juego, se pueden crear historias, dibujarlas y dar información acerca de los dientes, cuántos son, para qué sirven, cómo cuidarlos…; además existen numerosas aplicaciones digitales específicas de juegos relacionados con los dientes y su higiene. Será por medio del juego como el niño adquiera el conocimiento y seguridad para enfrentarse a la nueva experiencia.

También es importante trabajar en casa la responsabilidad de los niños en su higiene bucodental (es fundamental darle ejemplo a nuestros hijos con nuestra conducta). Esto facilitará la motivación y sensibilización de todos los temas relativos a la salud dental por su parte e incluso las ganas de ir al dentista como experiencia reforzadora de las actividades realizadas.

La prevención es importante desde un punto de vista clínico, pero también lo es a modo preparatorio para el niño, ya que si éste asiste a su dentista para una revisión indolora, cuando necesite alguna práctica más molesta el niño la afrontará de forma positiva; por tanto, no hay que esperar a que tenga un problema para realizar la primera visita.

dentista niños murciaUna vez llegado el día de la consulta, el niño no debe percibir ningún nerviosismo ni preocupación por parte de los adultos que le rodean. hay que cuidar mucho los comentarios de amigos o familiares y estar tranquilos tanto en el trayecto como en la sala de espera, anunciar con naturalidad y en positivo la visita e intentar hablar de otras cosas importantes para el niño desviando un poco la atención, y de esta forma quitar importancia a la consulta, aunque si el niño lo demanda, se pueden recordar los juegos y las historia preparatorias que hemos utilizado previamente.

No hacen falta regalos y recompensas para después de la visita, pero sí es conveniente hacer algo divertido y agradable después de la misma y sobre todo hacerle saber al niño que su comportamiento ha ayudado mucho al dentista y que nosotros estamos orgullosos por ello.

Cuando el niño pase a la sala, los padres pueden acompañarlo. Eso en principio le dará confianza, pero a partir de ese momento, el protagonismo lo tienen el niño y el dentista. Los padres deben pasar a un segundo plano, dejando que sea el doctor quien controle la situación. No hace falta agobiar al niño con órdenes, promesas, amenazas o listas de instrucciones; como mucho y si lo necesita se podrá recordar parte del juego que hicimos con él en casa o la actividad agradable que está prevista para después. Si el niño está tranquilo, lo mejor es intervenir lo menos posible.niños en el dentista

En caso de no haber podido prevenir los miedos o fobias y estos estén ya instaurados, además de lo anteriormente comentado, intentaremos proporcionar al niño estrategias que le sirvan para gestionar su angustia. La más utilizada, por ser la más eficaz, es la relajación. Hay abundante bibliografía acerca de diferentes técnicas y recursos para practicar la relajación infantil. está claro que si no nos relajamos habitualmente en casa no conseguiremos nada en situaciones tensas y fuera del ambiente familiar; por tanto, es fundamental que la relajación se practique en casa frecuentemente como un juego más.

Se le debe explicar al niño que le vamos a enseñar una manera de controlar el miedo y la angustia que siente ante determinadas situaciones, que lo vamos a practicar y que le va a salir muy bien.

niños en el dentista santomeraA la misma hora del día que nos venga bien para las rutinas familiares, en una habitación donde no haya ruido ni distracciones, elegimos un método para llevarlo a cabo y repetimos las rutinas todos los días de forma divertida y colaboradora para conseguir pequeñas metas como descansar mejor, estar más preparados o vencer nuestros miedos, nunca como imposición o con amenazas. Los métodos de relajación para niños suelen tener dibujos o determinadas imágenes para evocar los ejercicios; éstas suelen estar adaptadas a su nivel de desarrollo. El niño podrá a través de las imágenes saber lo que se le pide y cómo conseguirlo.

Cuando esté en la consulta del odontólogo podremos relajarlo siguiendo los pasos practicados en casa y con la seguridad por parte del niño de que de esa manera se minimizarán las molestias que pueda sentir.

Debemos recordar que lo más importante es dar un buen modelo desde le principio, mantener unos hábitos de higiene bucodental correctos y, en caso de ser necesario, practicar en casa tanto los juegos preparatorios como la relajación, siempre con naturalidad y sin transmitir miedo o angustia.

Nuestros hijos aprenden de nosotros, ¡seamos un buen ejemplo!

Share This